Para este cliente se tuvo que hacer una foto creativa que represente el arte detrás de la calidad del vino Glorit, en el que la botella tuviese un halo de sensualidad y al mismo tiempo se pudiera ver la marca del producto y forma de la botella, para no perder la intención comercial del producto.